Planeta A,  Salud,  Semillas de cambio

¿Qué tipo de alimentación salvará el mundo?

O, mejor dicho, ¿qué tipo de alimentación salvará a la raza humana? ¿Es verdad que todas las personas deberíamos dejar de comer carne? ¿Qué tipo de dieta es más saludable y mejor para el planeta? ¿Cuál es la dieta más sostenible

Antes de seguir, dejo una cosa clara: RESPETO TODAS LAS OPCIONES. Esto no es un articulo para atacar a los veganos ni contra el veganismo. Es más, admiro mucho a las personas que deciden no comer nada de origen animal para vivir más de acuerdo con sus creencias, sea por su amor a los animalitos o porque piensan que la cría de vacas es el origen del problema ambiental (que en parte, lo es). Me parece todo un reto en países como España, donde pides un plato vegetariano en un restaurante de menù y te sirven una ensalada con atún, o unos guisantes con jamòn. En fin, que vegano vegano en muchos sitios solo puedes comer lechuga porque sensibilidad con el tema, cero.

Aclaro esto porque últimamente leo mucho resquemor en las redes entre veganos y omnívoros, entre animalistas y ecologistas. Bueno, yo creo que todas las opciones y decisiones tomadas conscientemente y tras un mínimo de reflexión, son respetables, porque entran en juego muchísimos factores que no se pueden juzgar a la primera de cambio.

Dicho esto, en este artìculo quiero contar por qué creo que la dieta vegana no es la màs sostenible para el planeta, y cuàl es, en mi opinión, la dieta más respetuosa con el ambiente, con el cuerpo y para el equilibrio social. En definitiva, la dieta más sostenible.

Lo primero, ¿cuales son los factores más importantes que hay que tener en cuenta para llevar una «dieta sostenible»?

LA SALUD

Por encima de todo: la salud. Y es que está claro que comiendo sano, estaràs mejor tù y también estarás cuidando más de este planeta. Evita los productos industriales, que además vienen envasados y generan residuos. Consume alimentos que sean ingredientes, no que contengan miles de ingredientes, es decir: frutas, verduras, pescado, huevos, carne, etc., sin conservantes ni colorante ni demàs aditivos y por supuesto libres de químicos, herbicidas y pesticidas en su cultivación o cría (por supuesto lo màs respetuosa posible), es decir de cultivo biológico.
Un estudio publicado en la revista PNAS demuestra que los alimentos más dañinos para el ser humano lo son también para el planeta y que hasta el 60% de los factores de riesgo responsables de todas las enfermedades son el resultado de una dieta de mala calidad!

Ademàs otro estudio reciente realizado por el Centro de Investigación Epidemiológica y Estadística de la Sorbonne de Paris, el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica (INSERM), el Instituto Nacional de Investigación Agronómica (INRA), junto a otros centros de investigación franceses, ha demostrado que el consumo de productos ecológicos (producidos sin fertilizantes sintéticos, pesticidas y organismos modificados genéticamente y que restringen el uso de medicamentos veterinarios) reducen el riesgo de padecer cáncer.

No hay duda, ¿verdad?

LOS KILÓMETROS RECORRIDOS

Otra cuestiòn esencial es el recorrido que realizan los alimentos para llegar hasta ti. El transporte de alimentos es una de las actividades más contaminantes del planeta. Aviones, camiones, barcos… transportan a diario miles de toneladas de comida, para que los alemanes puedan comer piña de postre y las uvas lleguen a Brasil. Cuantos más alimentos transportados y no locales consumamos, más estaremos contribuyendo a la contaminación y a las desigualdades sociales. Ejemplo de ello es el terrible efecto de las modas. La sobreproducción de alimentos para cubrir la demanda en otros países tiene un efecto devastador para el planeta y la sociedad. Sucede en la actualidad con el aguacate, con la miel y por supuesto con la carne. El cultivo de aguacates en Chile para su consumo en Europa, ha contribuido enormemente a la sequía de muchas zonas limítrofes, y con ello a las pérdidas de cultivos de otros alimentos en la zona, y por lo tanto al empobrecimiento de muchos pueblos y la pérdida de la biodiversidad de la zona. También sucedió hace poco tiempo con la quinoa, con la vainilla, con el plátano… así que, mi consejo: no te dejes llevar por la publicidad, olvídate de las modas y consume KM0! (o lo más local posible.


«Mi consejo: no te dejes llevar por la publicidad, olvídate de las modas y consume KM0! (o lo más local posible».

Esto está muy relacionado con otras dos cuestiones importantes:

EL RITMO DE LAS COSAS 

Tampoco puede ser sostenible una dieta que incluye naranjas en agosto y uvas en abril, como decìa la canción… Una dieta sostenible debe basarse en el consumo de alimentos de temporada. Sabes qué verduras se pueden cultivar todo el ano? Qué frutas se cosechan en diciembre? Hemos perdido un poco la nociòn del tiempo en cuanto a alimentación se refiere y ya no sabemos muchas veces qué productos son de temporada y cuales son de invernadero. Aqui te dejo un calendario de verduras y frutas por estación elaborado por ecoenol por si te puede ayudar un poco cuando vayas al mercado a comprar tu comida (basado en las estaciones europeas, ovviamente cambia también en función de la zona geográfica).


El consumo de recursos y el impacto global y social 

Son dos aspectos que no se pueden obviar y se deben tener en cuenta a la hora de elegir una alimentación sostenible. Y aquí llegamos a la carne, pero no solo a la carne. Es cierto que la cría de ganado para abastecer el consumo actual de carne requiere descomunales campos de cultivo, enormes cantidades de agua y mucha energía. La ganadería contribuye a la deforestación, y a la desigualdad social a nivel global. Producir un kilo de carne vacuna usa tanta agua como: 40 lavabos, 300 descargas del WC, 100 veces la cantidad de agua potable por persona calculada por la UNESCO.
No es nada sostenible comer carne y tampoco es sano. Pero cuidado! sucede lo mismo con el pescado y parecido con los cereales y las verduras.
La pesca industrial esquilma sistemáticamente los mares y su cría conlleva distintos problemas.

Y los vegetales? La dieta vegana es más sostenible? Dejando de comer productos de origen animal se solucionan estos problemas? Desgraciadamente NO. La agricultura produce cerca de un 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero y es la principal causa de la pérdida de bosques. Y no es solo para el cultivo de pienso para animales. El maíz, la soja, el trigo, el aceite de palma… por no hablar del algodón que se cultiva para elaborar tejidos contribuyen notablemente a la contaminación de los suelos y la pérdida de biodiversidad. Y es que la agricultura intensiva utiliza innumerables sustancias tóxicas (agrotóxicos y pesticidas) muy dañinas, para la salud y por supuesto para el ambiente. Es màs, el 35 % de las semillas que se cultivan en el planeta, estàn en manos de UNA sola empresa, que ademàs es una de las mayores productoras de pesticidas. Casualidad? Sabes de quién hablamos? Te invitamos a ver este video.

Es decir, hay que saber de donde viene lo que comemos, porque comer un filete criado en una pequeña granja local de vez en cuando produce menos daños que comer soja a diario.

Por supuesto tampoco nos podemos olvidar de los envases y el plástico que contamina los mares y hasta el aire que respiramos. A esto le dedicaremos otro articulo en profundidad. Daré sólo algunos datos : cada año se producen 500 mil millones de botellas de plástico. Ya se han producido
8,3 mil millones de toneladas de plásticos en el mundo y se prevé que en 2020 se producirá un 900% más. Sin duda, hay que evitar los productos envasados.

Entonces QUÉ COMEMOS?

Teniendo todo lo anterior en cuenta, estos son mis consejos para llevar una dieta lo más sana y sostenible posible:

  1. Consume productos sin aditivos ni tóxicos, a poder ser de cultivo biológico y de producción local y nacional (mejor Km0!). Mira siempre el origen de producción! (o pregunta).
  2. Consume productos lo más naturales posible, evita los productos industriales y envasados.
  3. Come productos de temporada! 
  4. Y si puedes cultivar algo tu mismo, es una experiencia muy gratificante.
  5. Come variado. Sea cual sea tu elección, intenta no comer mucho de una cosa y comer lo más variado posible. Evitando aquellos alimentos que provienen de cría o la agricultura intensiva.

Te ha parecido interesante? Comenta, comparte y sigue Planet Zero!

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *