Silvestrum Lab

Champú sólido de kokum, lavanda y bergamota, con hierbas ayurvédicas

Estoy emocionada de lo bien que ha quedado este champú. Me deja el pelo suave y brillante y huele de maravilla! Comparto la receta!

Es un champú para cabello seco y rizado y cuero cabelludo sensible, muy muy delicado, que se puede usar durante el embarazo e incluso para niños a partir de los 3 años.

Es un champú vegetal y natural, sin sulfatos, ni parabenos, ni conservantes, ni ninguna sustancia tóxica.

Además es un champú sólido y, por lo tanto, sin envases ni residuos, zero waste.

EL fruto de kokum

Características y propiedades de los ingredientes principales de este champú:

  • El SCI (sodium cocoyl isethionate) y el glucósido de coco son dos tensioactivos derivados del aceite de coco, muy bien tolerados por la piel, que producen una espuma suave y generosa.
  • El shikakai es rico en saponinas y, por ello ayuda a mejorar el poder lavante del champú de forma muy suave.
  • El sidr es rico en mucílagos, alivia algunos problemas del cuero cabelludo como picores.
  • La manteca de kokum: El kokum es un fruto nativo de las regiones del sur de la India con grandes propiedades a nivel medicinal, muchas de ellas poco conocidas en occidente. Es un potente antibacteriano, antioxidante, antiinflamatorio y anticancerígeno. Contiene multitud de vitaminas y minerales. La manteca de kokum aporta brillo y vitalidad al cabello y ayuda a proteger el cuero cabelludo.
  • El aceite de aguacate aporta brillo y suavidad al cabello, ayuda a reparar la fibra capilar y es muy eficaz contra el encrespamiento. Además favorece el crecimiento capilar y previene la caída.
  • El aceite esencial de lavanda, además de aportar un aroma suave y relajante, es antibacteriano y antimicótico, y ayuda contra eccemas y otras afecciones de la piel y el cuero cabelludo. Además está indicado para todo tipo de pieles.

La fórmula: es muy sencilla.

os pongo los porcentajes para que lo podáis adaptarlo al peso que queráis.

  • 40% SCI
  • 10% Glucosido de coco
  • 10% shikakai
  • 5% sidr
  • 5% amla
  • 5% flor de malva en polvo
  • 10% infusión de malva (puedes poner también un hidrolato)
  • 5% aceite de babasú
  • 3% aceite de aguacate
  • 3% proteínas de la seda
  • 2% inulina
  • 2% vitamina E
  • Unas gotas de aceite esencial de lavanda y de bergamota.

El proceso también es muy sencillo:

Disuelve al baño maría el SCI con la infusión o el hidrolato, sin sobrecalentarlo. Mezcla poco a poco con las hierbas, fuera del fuego. Por otro lado disuelve la manteca y el aceite vegetal, también a baño maría. Añádelo a la mezcla. Cuando esté tibio añade los aceites esenciales y los activos. Después mete la masa en los moldes y deja enfriar. Desenmolda y déjalos 1 o 2 días hasta que estén secos. ¡Listos! ¡Una maravilla!

¿Te gusta esta receta? Si tienes alguna duda, déjame un mensaje!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *