Planeta A,  Zero Waste

5 Razones indiscutibles para empezar una vida hacia CERO RESIDUOS

Quizás hayas visto alguna entrevista o algún discurso de personas que han conseguido llegar a vivir una vida sin residuos, también conocida como «zero waste». Sì, esas personas que enseñan un bote pequeñísimo de cristal que contiene todos los residuos que ha producido en años. Si no lo has hecho, aqui te dejo algunas.

Aquì tienes el discurso de Lauren Singer, una joven que tiene su propia tienda y blog de consejos y artículos para llevar una vida sin residuos, «trash is for tossers«.

En este video, Bea Johnson, autora del libro y del blog «zero waste home», madre de dos hijos, te enseña como se puede llevar una vida sin generar basura. (Menciono lo de madre, porque la vida sin residuos es un reto aún mucho mayor cuando se tienen hijos!)

 

Historias de vida muy inspiradoras, sin duda… pero dar el paso… eso ya es otra cosa, verdad? En realidad se trata solo de un cambio mental, de perder el miedo a intentarlo y se pueden hacer muchísimas para reducir los residuos sin ningún esfuerzo. En los próximos artículos, publicarè una guía con muchísimos consejos para ayudarte a empezar a llevar una vida más sostenible sin morir en el intento, pero antes, para animarte, quiero darte 5 buenas, buenìsimas razones para que, al menos, te lo plantees.

 

1. LA SALUD

Un reciente estudio de la WWF ha revelado que ingerimos el plástico equivalente a una tarjeta de crédito a la semana, debido a todas las partículas plásticas que terminan en el aire, el agua y la comida que ingerimos. Pero, ¿es tan difícil evitar el plàstico y otros envases? En realidad no tanto, y además, es mucho más sano. Solo tienes que pensar en el supermercado o tienda al que vas a comprar habitualmente. ¿Qué productos venden sin ningún tipo de envase? Frutas y verduras, carne, pescado… Elegir alternativas al plàstico y a los envases en general, te lleva inevitablemente a elegir productos mucho más sanos! La clave está en comprar INGREDIENTES, en lugar de alimentos que contienen muchos ingredientes. Los productos industriales, vienen todos envasados, la mayoría en plàsticos, derivados del petróleo, y además contienen numerosos conservantes, colorantes y aromas que tu cuerpo agradecerà no consumir. Es decir, cuantos menos envases, más natural y más sano.

2. EL BOLSILLO:

Mucha gente piensa que la vida «zero waste» solo se la pueden permitir unas pocas personas elitistas y extravagantes que pueden comprar artilugios extraños y comida ecológica, pero no es asi, es mas bien todo lo contrario. Se gasta mucho menos dinero por una sencilla razón: se trata de volver a lo básico, comprar las cosas que realmente nos hacen falta, de una forma mucho más consciente, y hacer que duren más. Piensa cuánto te costaría comer todos los días con platos y cubiertos de plástico durante un mes, ¿unos 150 euros? Y con platos de cerámica y cubiertos de metal? quizàs 50-70 euros? Y ademàs no te duraràn un mes, sino muchos años!  Pues se trata del mismo principio en todos los ámbitos: bolsas, botellas, servilletas, trapos, pañales, compresas… son innumerables los artículos que usamos y tiramos a diario, para los que existen alternativas mucho más baratas y duraderas. Utilizando y reutilizando lo que ya tenemos, produciendo pequeñas cosas, y alargando la vida de nuestros artículos, se ahorra!

3. EL PLANETA

Por supuesto uno de los motivos más importantes para plantearse cambiar de paradigma vital, es la protección de nuestro planeta. El aire que respiramos, el agua que bebemos, la tierra que pisamos. El uso indiscriminado de envases y residuos, especialmente plásticos han degenerado nuestro planeta hasta límites insospechados. Los últimos estudios, auguran que al ritmo de consumo actual de aquí a diez años los mares y océanos de nuestro planeta contendrán una tonelada de plásticos por cada 3 toneladas de peces y, en 2050, el peso de los residuos plásticos será superior al peso de todos los peces del planeta. Los datos son devastadores. Prácticamente todos los articulos de plastico que has usado a lo largo de tu vida, vasos, tenedores, envases, cestas para la fruta, botes de champù, perchas, pinzas, juguetes, tarjetas, botellas de agua y un largo etcètera…  todos esos plásticos, siguen por ahí en algún lugar del planeta, formando parte de islas de basura, de ríos de envases o en las tripas de peces y aves, sin degradarse. ¿Realmente queremos seguir viviendo así? ¿queremos seguir indiferentes al impacto de nuestras acciones diarias? Es hora de intentar hacer algo!  

4. LIBERACIÓN

Es sorprendente, lo bien que se vive con menos cosas, sin preocuparse de còmo ordenarlas, protegerlas, y encontrarlas por la casa! Es estupendo no tener que estrujar los plásticos para que quepan en la papelera, sacar bolsas y bolsas de basura todas las semanas, llevarlas al contenedor, y sobre todo no tener olores repugnantes en la cocina. Es increíble lo liberador que resulta deshacerse de los miles de botes y frascos y paquetes que se acumulan en nuestras neveras, nuestros estanterías, nuestros armarios… Pruèbalo, tendràs mucho más espacio, la mente más clara y muchas menos preocupaciones.

5. LA RECOMPENSA 

¿Cuándo fue la última vez que te planteaste algo importante en serio y lo cumpliste? ¿Un reto? ¿Un cambio de vida? Una vez que se vencen la vaguería y las barreras mentales, resulta realmente estimulante buscar alternativas. Existen muchísimos grupos en las redes sociales en las que se comparten ideas, recetas, frustraciones y penas que ayudan un monton. Y además conoces gente con los mismos intereses. Cada paso que consigues, cada bolsa menos que tiras a la basura, cada envase, pajita, o vaso de plástico que rechazas, cada alternativa que encuentras es un motivo para sentirte orgulloso de ti mismo, para valorar las decisiones que tomas y tus progresos, para darte cuenta de que se puede vivir mucho mejor con menos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *